Blanco y negro con aire retro

El objetivo era otorgar a la cocina y al baño de mayor funcionalidad y del aire retro que su dueño ha ido impregnando al resto de la vivienda.

En un amplio piso situado en Bilbao, muy cerca del Puente de San Antón, vive un aficionado al arte y a la decoración, que colecciona piezas de los años 60 y 70, lo que se aprecia en casi todos los rincones de la vivienda, que ha decorado él mismo. 

Sin embargo, uno de los baños y la cocina aún permanecían con el aspecto original (demasiado convencional) y había llegado el momento de redecorarlos y de paso aprovechar para hacer algunos cambios, como abrir un ventanal de estilo industrial en la pared que separa la cocina del salón.